Cómo podar geranios

Poda de los geranios

Los geranios, también conocidos como Pelargonium, son una especie de planta muy popular en jardinería y en la decoración de balcones y terrazas.

Estas plantas pertenecen a la familia Geraniaceae y se originan principalmente en Sudáfrica. Existen diferentes especies de geranios, cada una con sus propias características y requerimientos de cuidado. 

En cuanto a su morfología, los geranios suelen tener un tallo erecto o rastrero, dependiendo de la variedad. Sus hojas son generalmente lobuladas o dentadas y pueden presentar un aroma característico cuando se frotan.

Las flores de los geranios son muy llamativas con variados colores que van del blanco al rojo, rosa o violeta y se agrupan en inflorescencias umbeliformes. Cada flor consta de cinco pétalos simétricos que forman una corola con forma de embudo. Estas flores no solo son estéticamente atractivas, sino que también pueden emitir un agradable aroma.

La poda de los geranios

Cuidados de los geranios

Los geranios requieren una exposición adecuada al sol. Estas plantas prosperan mejor cuando se les proporciona al menos 6 horas de luz solar directa al día. Colocarlos en un lugar soleado garantizará un crecimiento saludable y una abundante floración.

Además, es fundamental proporcionarles el fertilizante adecuado. Los geranios necesitan nutrientes adicionales para mantenerse fuertes y florecer abundantemente. Se recomienda utilizar un fertilizante equilibrado con una proporción de nitrógeno, fósforo y potasio (NPK) de 10-10-10 o similar. Aplicar el fertilizante cada dos semanas durante la temporada de crecimiento activo ayudará a mantener los geranios vigorosos. 

Es importante también estar atentos a posibles enfermedades que puedan afectar a los geranios. Algunas enfermedades comunes incluyen el mildiú polvoriento, la roya y las manchas foliares. Si se detecta alguna enfermedad, es recomendable utilizar tratamientos fitosanitarios específicos para combatirlas. Consultar con un especialista o utilizar productos recomendados por expertos puede ser útil para tratar estas enfermedades sin dañar la planta.

En resumen, cuidar adecuadamente los geranios implica brindarles suficiente luz solar directa, aplicar fertilizantes equilibrados regularmente y estar atentos a posibles enfermedades. Siguiendo estos cuidados, los geranios pueden florecer hermosamente y alegrar cualquier espacio verde.

Poda de los geranios

La poda de los geranios es una tarea importante para mantener estas plantas saludables y con un aspecto atractivo. Para llevar a cabo esta tarea, es necesario contar con las herramientas adecuadas.

La época de poda de los geranios puede variar dependiendo del clima y la región en la que te encuentres. Sin embargo, generalmente se recomienda realizar la poda en primavera o principios de verano, cuando la planta está en pleno crecimiento.

Algunos consejos útiles para la poda de los geranios incluyen:

  1. Inspeccionar la planta: Antes de comenzar a podar, es importante examinar cuidadosamente la planta para identificar cualquier rama muerta, dañada o enferma que deba ser eliminada.
  2. Utilizar tijeras podadoras afiladas: Asegúrate de utilizar tijeras podadoras afiladas y limpias para evitar dañar la planta. Esto también ayuda a obtener cortes limpios y precisos.
  3. Podar por encima del nudo: Al realizar los cortes, asegúrate de hacerlo justo por encima del nudo o brote lateral. Esto estimula el crecimiento saludable y evita que queden tallos muertos o sin hojas.
  4. Eliminar flores marchitas: Durante el proceso de poda, también puedes aprovechar para eliminar las flores marchitas o secas. Esto promueve una floración continua y evita que la energía se desperdicie en flores que ya no están en su mejor estado.

Recuerda que cada planta puede tener necesidades específicas de poda, por lo que siempre es recomendable investigar sobre el tipo de geranio que tienes y adaptar los consejos a sus características particulares.