Hibisco

El hibisco o rosa de China

Un arbusto tropical con flores espectaculares y propiedades beneficiosas

El hibisco es una planta originaria de Asia, que pertenece a la familia de las malváceas y que tiene más de 220 variedades diferentes. Se caracteriza por sus flores de forma de trompeta y de colores variados, que pueden ser sencillas o dobles. Es una planta muy apreciada por su valor ornamental y por sus propiedades medicinales. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre el hibisco: su origen, sus cuidados, sus usos y algunas curiosidades.

El hibisco procede de Asia tropical, especialmente de China e India, donde se le conoce como rosa de China. Se ha extendido por otras regiones tropicales y subtropicales del mundo, como África, América o Australia, tanto de forma silvestre como cultivada. También se ha adaptado a climas más templados, como el mediterráneo, donde se le llama cayena o lila de las Indias. El nombre científico del hibisco más común es Hibiscus rosa-sinensis, pero existen otras especies como el Hibiscus syriacus, originario de Siria, o el Hibiscus sabdariffa, originario de África.

Cuidados del hibisco

El hibisco es una planta que necesita un lugar muy iluminado, donde reciba la luz directa del sol, pero evitando las horas más calurosas del día en verano. También necesita una temperatura cálida, entre 13 y 21 grados centígrados, y que no baje de los 10 grados en invierno. No resiste el frío ni las heladas, por lo que hay que protegerlo en el interior o con un plástico si se cultiva en el exterior. 

El riego debe ser abundante en verano, manteniendo el suelo siempre húmedo pero sin encharcarlo. En invierno se reduce el riego a una vez por semana o cuando el suelo esté seco. Es conveniente pulverizar las hojas con agua para crear un ambiente húmedo y evitar que se sequen.

El abono se realiza en primavera con un fertilizante granulado de liberación lenta y en verano con un fertilizante líquido cada 15 días. Esto favorece la floración y el crecimiento de la planta.

La poda se hace en primavera, antes de la floración, para darle forma al arbusto y eliminar las ramas secas, dañadas o enmarañadas. También se pueden cortar algunos tallos viejos para favorecer la renovación de la planta. No hay que olvidar tratar la planta tras la poda.

Kokoroto - tienda online

Usos del hibisco

El hibisco tiene varios usos, tanto ornamentales como medicinales o culinarios. Como planta ornamental, se utiliza para decorar jardines, terrazas o balcones con sus flores vistosas y coloridas. También se puede cultivar en macetas o como bonsái. 

Como planta medicinal, el hibisco tiene propiedades digestivas, antioxidantes, diuréticas y depurativas. Se utiliza para tratar problemas como la hipertensión, el colesterol, la anemia o la inflamación. 

Se puede consumir en forma de infusión, tintura o jarabe. Como planta culinaria, el hibisco se utiliza para preparar bebidas refrescantes, mermeladas, salsas o ensaladas. Sus flores y hojas son comestibles y tienen un sabor ácido y agradable. Se pueden usar frescas o secas.

Añade aquí tu texto de cabecera

El hibisco tiene algunas curiosidades que lo hacen aún más interesante. Por ejemplo:

  • Sus flores duran solo un día, pero se renuevan constantemente durante la floración.
  • Sus flores cambian de color según la edad: son más claras cuando son jóvenes y se oscurecen cuando envejecen.
  • Sus flores tienen distintos significados según el color: el rojo simboliza el amor y la pasión; el blanco simboliza la pureza y la inocencia; el amarillo simboliza la amistad y la alegría; el rosa simboliza la feminidad y la delicadeza; el morado simboliza la nobleza y la sabiduría; y el azul simboliza la tranquilidad y la armonía.
  • Sus flores se utilizan para hacer papel, tinte o cosméticos. El jugo de sus pétalos sirve para teñir de negro los zapatos o el cabello.
  • Sus flores se utilizan para hacer una bebida muy popular en algunos países de África, llamada karkadé o té de hibisco, que se toma fría o caliente y que tiene un sabor ácido y refrescante.