Cómo escarificar el césped

El escarificado del césped

El escarificado es importante y necesario en cualquier tipo de césped. Podríamos añadir que tan necesario e importante como desconocido por un porcentaje demasiado elevado de propietarios de jardines. Lo que es seguro es que quien sí la hace, sabe la diferencia que hay en el césped de su jardín antes y después de un escarificado.

El escarificado puede complementarse con el aireado y el recebado.

  • El escarificado consiste en arañar la superficie del terreno para romper y eliminar todo el fieltro posible. El fieltro no es otra cosa que una capa fina de 1 ó 2 cm de espesor que se forma en el suelo donde hay césped plantado y que está formado por tierra, restos de raíces y de hojas de la propia hierba. Es bastante impermeable y ello impide el correcto paso de agua y nutrientes hacia las raíces y por supuesto la aireación de las mismas. Otro problema que potencia es la aparición de hongos. De todo esto puedes deducir la necesidad de escarificar tu césped.
  • El aireado consiste en pinchar la tierra haciéndole muchas perforaciones. Su finalidad es oxigenar el suelo en profundidad (10 cm).
  • Con un recebado final, es decir, aplicando una enmienda al terreno con arena o una mezcla de arena y turba, conseguiremos que penetre en los agujeros practicados en el aireado mejorando así el suelo y su permeabilidad justo donde está la raíz.
  •  
  • De estas tres técnicas, nos vamos a centrar en el escarificado que debería hacerse sistemáticamente cada primavera. Lo ideal, no obstante para un césped familiar que se use frecuentemente y sufra mucho pisoteo, sería hacer dos escarificados anuales en primavera (ineludible) y en otoño. Este segundo escarificado es conveniente también si el suelo es muy arcilloso o poco permeables.
  1.  

Kokoroto - tienda online

Cómo realizar un escarificado

El método dependerá del tiempo y trabajo que estés dispuesto a emplear y será proporcional, obviamente, a la extensión de tu terreno.

  • Manualmente usando un escarificador manual: puedes encontrar escarificadores manuales en cualquier centro especializado. Los tienes con o sin ruedas. Si tú jardín es pequeño es una buena opción, pero has de tener en cuenta que es un trabajo muy pesado. La labor más costosa es recoger todos los restos que van quedando. El escarificador manual tiene un aspecto parecido a un rastrillo, pero tiene cuchillas por lo que tendrás que tener cuidado de dejarlas bien protegidas cuando no lo uses.
  • Con una máquina escarificadora: es la mejor opción siempre que sea posible y las dimensiones de tu jardín lo requieran. Esta máquina tiene un rodillo con varias cuchillas verticales que van rompiendo la superficie del suelo y destrozando ese fieltro. También rompe bastantes raíces de la hierba pero no te preocupes: se regeneran con rapidez..
Escarificado del césped