cómo podar los olivos

Cómo podar los olivos

El olivo, conocido científicamente como Olea europaea, es un árbol de gran importancia tanto desde el punto de vista económico como cultural. Sus características morfológicas y su fruto, la aceituna, son elementos clave para comprender su relevancia en la industria aceitera y su distribución geográfica.

En cuanto a su morfología, el olivo es un árbol perenne que puede alcanzar alturas de hasta 15 metros. Posee un tronco grueso y retorcido, con una corteza grisácea y rugosa. Sus hojas son alargadas y lanceoladas, de color verde oscuro en el haz y plateado en el envés.

El fruto del olivo es la aceituna, una drupa ovalada o redondeada que varía en tamaño y color según la variedad. Las aceitunas pueden ser verdes cuando están inmaduras o negras cuando están maduras. Son ricas en grasas saludables y se utilizan principalmente para producir aceite de oliva.

La distribución geográfica del olivo se concentra principalmente en las regiones mediterráneas. Es originario de esta zona y se ha adaptado perfectamente a las condiciones climáticas características del Mediterráneo: inviernos suaves, veranos calurosos y sequías estivales.

La industria aceitera desempeña un papel fundamental en estas regiones mediterráneas donde el cultivo del olivo es tradicionalmente importante. El aceite de oliva producido a partir de las aceitunas tiene múltiples usos culinarios y beneficios para la salud. Además, constituye una fuente importante de ingresos económicos para los países productores.

Olivar

Cuidados y mantenimiento del olivo

El mantenimiento adecuado del olivo es fundamental para garantizar su salud y productividad. Algunos aspectos clave a tener en cuenta son el abonado, el riego y la poda.

El abonado es esencial para proporcionar los nutrientes necesarios al olivo. Se recomienda utilizar fertilizantes orgánicos o específicos para olivos, siguiendo las indicaciones del fabricante. Es importante realizar un análisis de suelo para determinar las necesidades nutricionales exactas de cada árbol.

En cuanto al riego, es importante mantener un equilibrio adecuado. El olivo necesita agua, pero un exceso puede ser perjudicial. Se recomienda regar de manera regular pero evitando encharcamientos. La frecuencia y cantidad de riego dependerá de factores como el clima, la edad del árbol y el tipo de suelo.

La poda también juega un papel crucial en el cuidado del olivo. Se realiza principalmente para controlar su tamaño, mejorar la circulación del aire y facilitar la recolección de aceitunas. La poda debe realizarse durante los meses más fríos, evitando épocas de alta actividad vegetativa. Esta deberá realizarse con las herramientas apropiadas y con las medidas de seguridad adecuadas sobre todo si se va a trabajar en altura.

Cómo y cuándo podar los olivos

La poda de los olivos es una práctica fundamental para mantener su salud y promover un crecimiento adecuado. Para llevar a cabo esta tarea, es importante contar con las herramientas adecuadas, como una buena podadora o una podadora de altura (o telescópica) si la altura de las ramas lo requiriera. 

Las tijeras podadoras son herramientas manuales que permiten realizar cortes precisos en las ramas y pueden llegar a ser realmente útiles para trabajar las ramas más pequeñas y bajas de los olivos. Son ideales para trabajos de poda ligera y pueden ser utilizadas tanto por jardineros aficionados como por profesionales.

Olivas

Si nos enfrentamos a un trabajo más intenso con árboles más grandes o con ramas más gruesas, una podadora eléctrica será imprescindible. Estas máquinas cuentan con cuchillas afiladas y potentes motores que permiten realizar cortes limpios y eficientes.

En cuanto al momento adecuado para realizar la poda de los olivos, se recomienda hacerlo durante el invierno o principios de primavera, cuando el árbol está en reposo vegetativo. Esto permite minimizar el estrés en el árbol y favorecer su recuperación. 

Es importante tener en cuenta que cada olivo es único y puede requerir diferentes técnicas de poda según su estado y objetivo deseado. Por ello, es recomendable informarse adecuadamente sobre las técnicas específicas antes de comenzar a trabajar.