cómo eliminar el pulgón

Cómo eliminar el pulgón

Cómo eliminar el pulgón de nuestro jardín se va a convertir, tarde o temprano, en una de nuestras preocupaciones principales a la hora de mantener la salud de nuestras plantas. Se trata de una plaga muy común que puede afectar a muchas especies vegetales, tanto de interior como de exterior, y que, si no fuera suficiente, es de rápido contagio. 

Los pulgones son pequeños insectos que se alimentan de la savia de las plantas, debilitándolas y transmitiéndoles enfermedades. Además, producen una sustancia pegajosa llamada melaza, que favorece el crecimiento de hongos y atrae a otras plagas como las hormigas.

Para eliminar el pulgón de tu jardín, puedes recurrir a varios métodos naturales que no dañan el medio ambiente ni a tus plantas. Algunos de estos métodos son:

  • Agua y jabón: este es uno de los remedios más sencillos y efectivos para combatir el pulgón. Solo necesitas mezclar agua con jabón potásico en una proporción de 20 ml de jabón por cada litro de agua. Luego, pulveriza la solución sobre las plantas afectadas, especialmente en el envés de las hojas y los brotes tiernos, donde suelen concentrarse los pulgones. Repite la aplicación cada dos o tres días hasta que desaparezca la plaga. Hay quien prefiere eliminar el pulgón con Fairy u otros jabones para lavar platos y también es una buena opción.
  • Ajo: el ajo tiene propiedades insecticidas, fungicidas y bactericidas, por lo que es muy útil para eliminar el pulgón y prevenir otras enfermedades. Para preparar un remedio con ajo, debes pelar y picar unos 10 dientes de ajo y ponerlos a hervir en un litro de agua durante unos 15 minutos. Luego, deja enfriar la infusión y cuélala. Añade otro litro de agua al líquido resultante y pulveriza las plantas con él. Puedes repetir el tratamiento cada semana.
  • Vinagre: el vinagre es otro producto natural que tiene propiedades insecticidas, fungicidas y herbicidas, gracias al ácido acético que contiene. Para eliminar el pulgón con él, debes diluir 10 ml de vinagre (preferiblemente de vino) en un litro de agua y rociar las plantas con la mezcla. Ten cuidado de no aplicar demasiado vinagre, ya que podría quemar las hojas.
  • Ortigas: las ortigas son plantas que tienen propiedades insecticidas y fungicidas, además de ser un excelente abono orgánico para las plantas. Para elaborar un purín de ortigas, debes recolectar unos 100 gramos de ortigas frescas (con guantes para evitar las irritaciones) y ponerlas a macerar en 10 litros de agua durante unos 10 días, removiendo la mezcla cada día. Luego, filtra el líquido y dilúyelo en agua en una proporción de 1:10. También puedes optar por comprarlo ya hecho si no quieres complicarte la vida. Pulveriza las plantas con el purín cada 15 días para prevenir y combatir el pulgón.
  • Plantas e insectos aliados: existen algunas plantas e insectos que pueden ayudarte a controlar el pulgón de forma natural, ya sea por su acción repelente o depredadora. Algunas plantas que ahuyentan el pulgón son el romero, la lavanda, la menta, el tomillo o la caléndula. Puedes plantarlas cerca de las especies más sensibles al ataque del pulgón o hacer infusiones con ellas para rociar las plantas. Algunos insectos que se alimentan del pulgón son las mariquitas, los sírfidos, los crisopas o las avispas parásitas. Puedes atraerlos a tu jardín ofreciéndoles refugio, agua y flores.

Usar mariquitas contra el pulgón

El uso de mariquitas para el control del pulgón es una forma de control biológico que consiste en utilizar un organismo vivo (en este caso, la mariquita) para reducir la población de otro organismo que causa daños a las plantas (en este caso, eliminar el pulgón). 

Las mariquitas son unos insectos de la familia Coccinellidae que se alimentan principalmente de pulgones y otros insectos de cuerpo blando como ácaros, cochinillas, orugas, larvas de escarabajos, trips, etc. 

Las mariquitas adultas pueden consumir más de 1.000 pulgones por temporada y una hembra puede poner más de 1 millón de huevos. Las larvas de las mariquitas también son muy voraces y pueden comer hasta 50 pulgones al día.

eliminar el pulgón con mariquitas

Las ventajas de usar mariquitas para eliminar el pulgón son:

  • Es un método natural y ecológico que no contamina el medio ambiente ni afecta a otros organismos beneficiosos como las abejas.
  • Es un método económico y sostenible que no requiere el uso de plaguicidas químicos que pueden ser tóxicos para la salud humana y animal.
  • Es un método educativo y divertido que permite observar el ciclo vital de las mariquitas y fomentar el respeto por la naturaleza.

Si te parece una buena idea criar por ti mismo mariquitas (puede ser una estupenda experiencia educativa para los niños) te recomendamos que compres una caseta diseñada a tal fin o que la fabriques tú mismo si te quieres ahorrar algo de dinero. Si eliges esta última opción, necesitarás:

  • Un recipiente o caja con tapa transparente que tenga agujeros para la ventilación.
  • Unas ramas o plantas con hojas donde las mariquitas puedan poner sus huevos y refugiarse.
  • Unas esponjas o algodones humedecidos con agua azucarada o miel para alimentar a las mariquitas adultas en caso de escasez de pulgones.
  • Unos pulgones vivos o congelados para alimentar a las larvas de las mariquitas.
Una vez tengas su hábitat listo tendrás que poblarlo:
  • Busca o compra unas mariquitas adultas y colócalas dentro del recipiente junto con las ramas o plantas.
  • Espera a que las mariquitas pongan sus huevos en el envés de las hojas. Los huevos son alargados y de color amarillo.
  • Observa cómo eclosionan los huevos y salen las larvas. Las larvas son alargadas y de colores negruzcos. Las larvas mudan tres veces y aumentan de tamaño.
  • Alimenta a las larvas con pulgones vivos o congelados. Se pueden conseguir pulgones buscándolos en otras plantas o comprándolos en tiendas especializadas.
  • Observa cómo las larvas se convierten en pupas. Las pupas tienen una forma y color más parecidos a los del adulto. Las pupas se suelen fijar a las ramas o al recipiente.
  • Observar cómo las pupas se transforman en adultos. Los adultos tienen un caparazón rojizo con puntos negros. Los adultos realizan nuevas puestas de huevos y cierran el ciclo.
Las mariquitas se pueden liberar en el huerto o el jardín cuando se quiera controlar el pulgón o cuando se hayan reproducido lo suficiente. También se pueden mantener en el recipiente durante todo el año si se les proporciona alimento y refugio adecuados.

Espero que todos estos consejos te sean de ayuda para librarte de una plaga tan molesta y destructiva como la que estamos tratando y puedas, de una vez por todas, eliminar el pulgón que amenaza la salud de tu jardín.